Cloud y on premise. En tiempos digitales se expanden las posibilidades para transformar los procesos dentro de las empresas. Los servicios cloud forman parte de una tendencia irreversible. No obstante, las organizaciones continúan prefiriendo mantener ciertos servicios sensibles en la modalidad on premise. De ahí que se imponga cada vez más el concepto de sistemas híbridos, es decir, aquellos que combinan lo mejor del mundo cloud con el valor que siguen teniendo las aplicaciones que se mantienen puertas adentro de las compañías. 

Esto sucede en paralelo a nuevas modalidades de trabajo que se impusieron con la pandemia y que también se verán modificadas a medida que se avanza hacia una nueva normalidad. El trabajo se volvió virtual. Las empresas debieron no sólo aprender rápidamente a gestionar sus sistemas de manera remota sino también a entablar nuevas estrategias de trabajo en relación a sus planteles de personal.  

La alternativa on premise es la infraestructura informática que se mantiene dentro de la organización y, en tiempos de trabajo remoto, la que se trasladó al ámbito del hogar. 

La opción cloud es aquella que se materializa en servidores que se encuentran en centros de datos fuera de la empresa, y que puede ser pública (dispuesta en sistemas donde múltiples clientes comparten recursos), o privada (dentro de espacios que pertenecen sólo a un cliente). La alternativa intermedia es la de nube híbrida en donde una parte de la información se alberga en servidores compartidos y, la otra, en propios.  

La nueva organización que supuso la pandemia obligó a replantear el funcionamiento de los sistemas en las empresas. La nube fue una alternativa válida y de resolución rápida, pero también hubo que tomar decisiones concretas en relación a los sistemas on premise que, de estar alojados en la empresa, pasaron a estarlo en la casa de los empleados en aquellos casos en que fuera necesario. Los hogares se convirtieron en una suerte de sucursales de las organizaciones y, como tales, hubo que asegurar que la información que circulaba por esa “nueva red” y que terminaba impactando en determinados sistemas, fuera confiable. Y se logró. La misma atención, mantenimiento y actualización que exigía la solución on premise en la empresa se trasladó a los hogares donde se ejecutaba el trabajo remoto. 

En un mundo que se desarrollaba totalmente en la virtualidad, pero con sistemas dispersos en distintas modalidades de uso, ¿qué hubo que tener en cuenta? No fueron pocos los momentos en que los responsables de sistemas se plantearon cómo resolver la operatoria diaria: ¿Había que hacerlo 100% cloud o 100% on premise?  

La respuesta fue sencilla: había que seguir con un esquema híbrido, es decir, algunos sistemas en la nube y, otros, on premise, aunque eso implicaba configurar los sistemas de una manera más distribuida.  

Lo sucedido en pandemia no sólo demostró que ambos mundos podían continuar conviviendo sin inconvenientes sino que hubo chance de que el on premise también aplicara para el trabajo remoto.  

Aunque la expectativa indica que, en algún momento, la pandemia se habrá superado, hay una certeza que tiene que ver con la instauración de modelos híbridos para todo, tanto desde el lado de la empresa como desde el lado de los consumidores. Es híbrida la operatoria propia de una organización como también el ejercicio cotidiano de comprar, trabajar, estudiar, brindar servicios post venta, reunirse.   

Este doble juego de hibridez en la forma de operar de las empresas, y en las maneras que adquieren las tareas cotidianas, indefectiblemente impactan en la gestión de los datos y la seguridad y fiabilidad de su circulación. 

Una herramienta de gestión de datos que se instala en los equipos de los usuarios como Conciliac EDM, posibilita que la diversidad de datos que se generan en distintas áreas de la empresa pueda ser consolidada, pulida y conciliada en las instalaciones de la empresa, sin recurrir necesariamente a la nube para procesarla.  

Conciliac acompaña el desarrollo de este ecosistema híbrido en dos sentidos. Por un lado, como herramienta on premise puede instalarse en un servidor cloud de cada cliente. Y por otra parte en su roadmap de evolución se encuentran los hitos de ofrecer de manera cloud y mobile algunas funcionalidades específicas de la plataforma, consolidándose como un sistema híbrido de gestión de datos distribuidos. 

En definitiva la dicotomía cloud vs on premise pierde relevancia cuando el foco se centra en que la prioridad es garantizar que la gestión de los datos sensibles sea segura, efectiva, escalable y automatizable.  

Contáctanos para agendar una Demo y conocer todos los beneficios que puede aportar Conciliac en la gestión de datos de tu compañía.