Conciliá automáticamente las operaciones de las tarjetas de crédito de tu empresa ahorrando tiempo, evitando errores y también problemas.

No sólo los movimientos bancarios habituales deben ajustarse en la contabilidad. Las empresas también deben controlar las operaciones que realizan con sus tarjetas de crédito que son, al fin y al cabo, un gasto que debe quedar reflejado en los asientos contables, aunque el desembolso real se produzca a fin del mes o en otros plazos.

En este sentido, muchas empresas no disponen de soluciones para la conciliación de movimientos de las tarjetas de crédito por trabajar con tarjetas de múltiples bancos y no disponer de un sistema de conciliación automatizado único para procesar a todas.

En este artículo te mostraremos cómo podés hacer la conciliación de movimientos de tarjetas de crédito, una gestión contable que es básica para el control eficaz del gasto y la transparencia absoluta con los datos.

Cómo hacer la conciliación de los movimientos de tarjetas de crédito

La forma de hacer la conciliación de datos en tu empresa puede ser variable. Hay quienes tienen un sistema para hacerla automática entre los extractos de su cuenta bancaria y los de su software de gestión contable. Esto les permite tener la contabilidad siempre al día.

Sin embargo, las empresas son complejas en la gestión de sus costos y formas de pago. Además de recibir y enviar dinero por PayPal, cheques y otras vías, lo más probable es que habitualmente utilicen tarjetas de crédito.

Cuando realizás una operación de compra, ese dinero debe reflejarse como un gasto el mismo día en el que se produce la operación, aunque luego pagues a plazos ese monto, y los intereses a la entidad bancaria. Y aunque a nivel de gestión de tesorería es útil saber que no tengas que desembolsar esa cantidad de dinero en el momento de la compra, a efectos de la gestión contable, sí debe quedar reflejado.

Es verdad que tendrás el dinero en la cuenta durante más tiempo, pero la operación de compra y la obligación de pago ya se produjo.

Conciliación automática de tarjetas de crédito

Las empresas utilizan varios procesos para la conciliación de los datos de sus tarjetas de crédito. El sistema manual es la forma tradicional de hacerlo y consiste en descargar manualmente los extractos de cada operación con todas las tarjetas de crédito, volcarlo a un archivo Excel con su correspondiente fecha, y hacer la conciliación entre estos datos y las facturas que se hayan emitido a través de una tarjeta de crédito.

Este método puede causar muchos problemas. El primero es, sin duda, el tiempo que lleva dicho proceso. Tener que descargar los datos de las operaciones de todas las tarjetas de crédito de la empresa suele ser muy complejo y tedioso. Pueden incluso, producirse errores involuntarios (producto de cualquier tarea manual), y cabe destacar que tu Departamento Contable estaría siendo menos productivo y eficaz al tener que hacer estas tareas manualmente.

La solución más conveniente para la conciliación de datos de los movimientos de las tarjetas de crédito es sin dudas la conciliación automatizada.

Herramientas como Conciliac te facilitan esta tarea, ya que permiten comprobar exactamente las operaciones y asociarlas con las facturas de las que disponés.

Si hubiese diferencias entre los datos, podrás saberlo automáticamente en minutos y comprobar el error.

Si querés saber más acerca de cómo realizar la conciliación de las tarjetas de crédito y tus datos contables, escríbinos ahora y nos pondremos en contacto para contártelo con mayor detalle.