Este artículo lo estoy escribiendo en una PC, mientras escucho música en mi iPhone; y seguramente lo leerás en una Mac o un iPad. Esto es posible gracias al legado de tres hombres de negocios que marcaron un antes y un después en la industria de la tecnología: Steve Jobs de Apple, Bill Gates de Microsoft y Andy Grove de Intel.

De acuerdo con David B. Yoffie y Michael A. Cusumano, autores del libro: “Strategy Rules”, estos tres fundadores de imperios tecnológicos utilizaron las mismas 5 estrategias:

  1. Tener una estrategia creando una visión, estableciendo prioridades y anticipando las necesidades del cliente

Gordon Moore, cofundador de Intel, predijo en 1964 que el poder de cómputo se duplicaría cada 18 a 24 meses. Andy Grove, CEO de Intel, utilizó esta información para cambiar la prioridad de la compañía de producir computadoras completas, incluido todo el hardware y software, a microprocesadores, componentes específicos, lo que condujo al dominio de Intel en el campo.

Steve Jobs pudo anticipar las necesidades de sus clientes, lo que le permitió mantener el rumbo. En 1979, visitó el centro de investigación de Xerox y vio la primera interfaz gráfica de usuario (GUI). Hasta ese momento, la interacción con los sistemas operativos solo era a través de líneas de comando. Jobs estaba convencido que al hacer computadoras personales fáciles de usar permitiría atraer más clientes, por lo que adoptó la tecnología GUI para crear una interfaz de usuario accesible que hiciera permitiera a las computadoras personales dominar el mercado.

  1. Asegura el éxito de tu producto, evaluando las condiciones del mercado y desalentando a la competencia

Gates aceptó desarrollar para IBM un sistema operativo para sus computadoras, a condición de poder vender el sistema operativo a otros fabricantes. IBM estuvo de acuerdo y Gates desarrolló el ahora famoso DOS (Disk Operating System). Gates podría haber ganado bastante dinero en licencias si su software hubiera sido exclusivo de IBM, pero su visión fue más allá: al vender DOS a precios bajos y alto volumen a muchos fabricantes de computadoras, pronto se convirtió en el estándar de la industria. De este modo, no solo se colocó en el mercado correcto, sino estableció las medidas para crear barreras de entrada.

  1. Asumir riesgos para mantenerse competitivos, sin apostar a toda la empresa

A principios de la década de 2000, la arquitectura PowerPC de Mac se había quedado corta y Jobs sabía que era hora de un cambio. Intel contaba con microprocesadores indudablemente mejores, pero cambiar el hardware significaría reescribir completamente el sistema operativo y las aplicaciones de Mac. Sin mencionar el riesgo de perder clientes leales. Un analista incluso predijo que el cambio podría conducir a la desaparición de Apple, ya que perderían clientes y desarrolladores. Parecía una apuesta demasiado grande. Sin embargo, Jobs sabía que los ingresos adicionales que había obtenido por el iPod (más de 10 millones de unidades) le darían a la compañía un colchón financiero, de modo que podía correr el riesgo porque las ventas de Mac no era la única fuente de ingresos para que sobreviviera la compañía. Y tuvo razón: la participación de las Mac en el mercado se duplicó en los siguientes 5 años.

  1. En lugar de desarrollar un gran producto, construye una plataforma sólida que permita el crecimiento exponencial

Andy Grove sabía que Intel solo podía vender más microprocesadores si se vendían más computadoras, y que el mayor obstáculo eran el conflicto entre los estándares del hardware. Grove abrió entonces un laboratorio de investigación para entender qué era lo que los consumidores modernos buscaban en las computadoras, y encontró la necesidad de un conector universal como el USB. Hasta ese momento, cada fabricante tenía especificaciones diferentes, y tareas simples como conectar una impresora podrían ser una pesadilla. Grove patentó los hallazgos del laboratorio, y los hizo accesibles a todos. Los fabricantes de computadoras aprovecharon la información, creando así una plataforma estándar y sólida con computadoras más fáciles de usar y que se vendieron mejor. Y cada una llevaba dentro un microprocesador Intel.

  1. Impregna a tu empresa con tus habilidades únicas, pero consulta a expertos para el resto

Jobs, Grove y Gates inyectaron sus habilidades en el ADN de sus empresas. El amor de Job por el diseño llevó a Apple a impulsar los estándares de diseño de productos y experiencia del usuario. Grove convirtió su disciplina en un proceso limpio y sistemático, de modo que Intel dominara la ingeniería y la fabricación. Y Gates, el hacker apasionado, reescribió personalmente el código de sus desarrolladores porque “simplemente no le gustaba la forma en que codificaban”.

Pero los dones de estos talentosos empresarios no eran suficientes para lograr el éxito. A Jobs no le importaban las finanzas ni las operaciones; pero encontró en Tim Cook, su socio y sucesor, un colaborador que compartía su visión de la empresa y podía manejar eficientemente la empresa. Para Gates, un nerd a menudo introvertido y sarcástico, la pareja perfecta era Steve Ballmer, un vendedor energético que amaba la competencia.

Los aliados que complementen las habilidades internas de las organizaciones son clave. Como Conciliac, aliado estratégico de sus clientes en la implementación de automatizaciones RPA y conciliación de datos.

Autor: Conciliac team.

Referencia:

David B Yoffie, Michael A. Cusumano: “Strategy Rules: Five Timeless Lessons from Bill Gates, Andy Grove, and Steve Jobs”, Harper Business
https://www.amazon.com.mx/s?k=strategy+rules&__mk_es_MX=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&ref=nb_sb_noss_2

“Strategy Rules Summary and Review, by David B. Yoffie and Michael A. Cusumano”, LifeClub
https://lifeclub.org/books/strategy-rules-david-b-yoffie-and-michael-a-cusumano-review-summary